jueves, 30 de diciembre de 2010

Cierre de 2010


Cuando llegan estas fechas, por lo general tendemos a hacer un balance de lo que hicimos y de lo que nos sucedió durante el año que termina. En nuestro caso, desde el blog de CREAS, podemos decir que fue un gran desafío. El 2010 fue un año donde nos propusimos hablar de lo que sucedía en la agenda latinoamericana vinculada con la de derechos humanos en un espacio nuevo.
En esa línea hablamos de los derechos de las mujeres, la reglamentación de la ley de protección, prevención y erradicación integral de violencia en Argentina que tipifica otros modos de violencia hacia las mujeres no contemplados anteriormente, como la violencia institucional, simbólica, patrimonial, económica y psicológica. Además, planteamos la notable ausencia de mujeres en las noticias analizada a través del 4º Monitoreo Global de Medios que realiza la Asociación Mundial de Comunicación Cristiana
También hablamos de cómo, a partir del empoderamiento, el crecimiento y  la educación de las nuevas generaciones los pueblos originarios de nuestra América enfrentan las dificultades que atraviesan y con las que conviven. Las luchas por la posesión legal de las tierras, el reconocimiento de sus derechos sociales y ambientales, la revalorización de su identidad y su cultura. Pero también, vimos cómo se va produciendo en nuestro continente la lamentable criminalización de la protesta para aquellos que intentan hacer valer sus derechos y trabajar en pos de ellos.
Otro de los temas que aparecieron fueron la comunicación y la educación popular. Cómo los cambios en la posesión de los medios puede colaborar a cambiar el rol de quienes somos sólo espectadores de lo mediático para transformarnos en productores de contenidos que representen al resto de los sectores que hay en nuestras sociedades, pasar de consumidores a usuarios.
La realización del Taller Latinoamericano de Educación Popular, con la participación de educadoras y educadores de toda América Latina, y la importancia del compromiso e intercambio de las experiencias ha sido uno de los eventos más importantes que compartimos en este año que termina y que queda instalado para la reflexión permanente.
Revalorizar y tomar algunos de los temas que nos importan, poder plantar la importancia del medioambiente en el marco del ecumenismo y la economía en la que vivimos y la participación de la juventud para transformar la realidad diaria es parte fundamental de lo que entendemos como nuestro vínculo comunicacional.
Esperamos que el 2011 nos siga encontrando en el ciberespacio para escuchar sus opiniones sobre los temas que van apareciendo y, de esa forma, ir construyendo en forma conjunta opciones de un mundo más amplio y abarcativo, por que estamos convencid@s que esa es una de las formas de lograrlo, a partir de la palabra.

Feliz año nuevo!
Nos seguimos leyendo por aquí!

martes, 14 de diciembre de 2010

La dignidad criminalizada

Marcha "El hambre es un crimen"
Desde sus inicios, CREAS, tuvo como base para sus objetivos y como línea de referencia, los Derechos Humanos. En esa línea hemos desarrollado el crecimiento de la organización, pero también, desde diferentes gobiernos y formas de dominación económica, se fue criminalizando la protesta social y más aún hacia aquellos grupos o personas que luchan por hacer valer sus derechos humanos.
Creemos que para la construcción de una sociedad más justa y equitativa, ejercer los derechos de participar, reunirse, organizarse, movilizarse, incidir y comunicar son fundamentales.
Durante este último tiempo hemos visto con tristeza cómo acciones como el acoso físico o intimidaciones, la penalización, persecución e investigación de las personas, las restricciones administrativas, el etiquetado y propaganda negativa se transformaron en prácticas habituales de algunos sectores.
La legalidad y legitimidad de las Acciones de Defensa de Derechos Humanos está amparada bajo normas y tratados internacionales adoptados por las constituciones de los países de nuestro continente pero enfrentada con los poderes económicos. Un caso paradigmático es el que representa el Gran Chaco Americano, formado por Argentina, Paraguay y Bolivia. En esta región confluyen varios pueblos originarios pero además fuertes intereses económicos basados en la soja, el petróleo, la industria maderera y hasta el narcotráfico. Así dos maneras de concebir el mundo se enfrentan, los pueblos originarios ven a la tierra como parte de su identidad y su superviviencia por lo que su preservación es fundamental. Los grupos basados en el interés económico sólo ven un recurso para obtener ganancias económicas a cualquier costo y todo aquello que represente un peligro para sus fines debe ser eliminado.
No hace falta asociar el concepto de depredación de los primeros acechadores y conquistadores de estas tierras para pensar esta nueva forma de explotación de los recursos naturales y de los poseedores ancestrales de las mismas. En muchas ocasiones ciertas estructuras del estado funcionan como parte del sistema de expropiación y hostigamiento, amparando a quienes poseen el poder para desplazar al resto.
Un ejemplo en Argentina ha sido un hecho que circuló fuertemente en los medios vinculado al desalojo de Familias de la comunidad Qom Toba, que habitan un sector de la Colonia La Primavera, a la altura del km 1.340 de la ruta número 86, provincia de Formosa. Resisten la constante usurpación de sus tierras cortando la ruta desde hace cuatro meses. El 23 de noviembre los desalojaron brutalmente y debido a la violencia ejercida hacia ellos, un policía y dos integrantes de la comunidad murieron.
La criminalización de la protesta, impacta en la vida de las personas, a veces hasta quitándoselas como en Formosa, otras veces a través de la imposición del miedo para evitar el reclamo de legítimos derechos avalados por las cartas magnas de los países y otra para ejemplificar al resto de las personas y evitar el progreso en el desarrollo de acciones democráticas y populares.
Sabemos lo importante de otorgar la palabra, abrir espacios, brindar herramientas para incidir públicamente y sobre todo, con aquellos sectores que han sido más vulnerados y olvidados históricamente. Esa es la línea que seguimos y nos convoca a seguir trabajando para que dejen de prevalecer los poderes económicos frente a los derechos basados en la dignidad y el respeto a la propia existencia.

Entradas populares